Crónica

Publicado en por la-lanza.over-blog.es

El que la página haya estado sin usar más tiempo del que muchos hubiéramos deseado no quiere decir, queridos amigos, que nuestra corporación haya cesado en su intensa actividad, producto de los numerosos frentes que sus hermanos abren constantemente, todos los cuales se prestan a comentario.

Sirva esta breve y resumida crónica para actualizar la página, animar al resto de hermanos a colaborar más asiduamente en el blog (el último post es el magnífico resumen de la Semana Santa que escribió BK Berral) y, por supuesto, para dejar constancia, también por escrito, de los buenos momentos y los acontecimientos que en los últimos meses hemos vivido.

No me queda otra que empezar pidiendo disculpas y haciendo autocrítica constructiva, siempre constructiva. La cosa se sitúa en el mes de mayo, cuando las cruces. La Lanza no montó cruz este año (no queríamos hacer bajar al jurado allí abajo para lo de todos los años… para nada) pero si se juntaron unos cuantos para el mítico recorrido por las cruces amigas (y alguna que otra cruz por compromiso) del sábado desde el mediodía hasta la noche. Lo pasamos genial, pero es de recibo reconocer que nuestra actitud sembró cierta discordia entre los que tenían turno en las diferentes barras que visitamos. Y es que un hermano nuestro se empeñó en llevar su propio taperwere de lentejas, hechas por su padre, durante todo el itinerario. Barra de cruz que llegábamos con las mejores intenciones, barra donde plantaba el tío su fiambrerón, y encima tenía la desfachatez de pedir cucharas y pan a los de dentro de la barra. El resto del grupo nos apresurábamos a pedir raciones y platos de comida a mansalva para eliminar tensión, pero algunas miraditas inquisitorias recibimos, y con razón. No olvidaré la imagen subiendo por calle Santos, ya languideciendo la tarde, y todos los que nos juntamos pal enreo con el punto cogío y nuestro pelotaso en la mano, y mirar a mi amigo, a mi hermano, y verlo agustísimo, con su vaso de tubo de plástico lleno de ginebra con tónica en mano derecha, y con la maldita fiambrera “arrebañá” en la izquierda, ¡anda que se le iba a perder!

Pasamos a cosas ya menos serias, y nos encontramos con que tres hermanos (tres valientes) han sido los primeros en pasar por la vicaría. Luife Velasco, Keko Arteaga y Alejandro Espejo. Las ceremonias muy bonitas todas . Empezamos por la boda de Luife y Pilar, que se celebró en la noria, y allí los platos de jamón eran infinitos. Hubo el clásico duelo de bailes entre Carlos de Paz y Chiqui Prieto, un feet dancing espectacular de Paquito Baena, que hizo las delicias de sus hermanos, y de los móviles de sus hermanos,  y un baile grupal de los Backstreet Boys capitaneado por Santi Reina, y seguido por sus alumnos aventajados Keko, Keke, Lalo, Bolo o Cabello, como bien pueden distinguirse en los vídeos. En el día de Keko y Ángela, la mesa donde nos ubicaron tenía un aspecto envidiable, pero todo lo demás quedó en segundo plano por la portentosa actuación de Francisco Javier Prieto de Muriel, número dos de grupo Beta y aspirante a número uno si el jefe sigue escaqueándose. Toda la cena fueron risas constantes gracias a sus dotes para convertir el pego en un arte (baste recordar el San Pancracio, el lanzamiento de disco, el triple salto, el recorrido con la antorcha olímpica por las mesas…). Ya en el baile, flamenco, el novio se subió a tocar la caja, y por más que invitó a Antonio García a subir al escenario a cantar los delinquentes, nadie consiguió convencerlo. En la de Alejandro Espejo y MMar la lluvia no impidió que fuera un día memorable. El viernes fue imposible dedicar a la novia una serenata por la que estaba cayendo en Málaga, a pesar de los intentos del novio, así que el siempre eficaz Mario W. Reina cargó desde Puente Genil con veinte capas de tuno y con TitoPi Solano a la cabeza portando bandera seguido de las guitarras de JaviSan y Jesús Reina, que volvía de vacaciones merecidas a España, se montó una emocionante serenata en mitad del salón que a todos encantó. La que se lió en el autobús de ida celebrando la sorpresa que nos dio Manol Berral, lo de Antonio Espejo y el resto de la mesa durante la cena, lo de Chiqui y Bisbal, Chaparro cantando El Bacalao de tito Julio (letra de canción que le encanta a Emilio), y lo de los Puretas del Caribe, son ya cosas aparte imposibles de describir con palabras.

No hay que olvidar, por otra parte, que el equipo de La Lanza participante en la liga de fútbol sala de verano consiguió el campeonato gracias al triunfo en una final apoteósica que será recordada por el buen juego desplegado por los de la calle Guerrero. También tres hermanos de La Lanza formaban parte del equipo de fútbol siete que se proclamó campeón este verano, equipo patrocinado por el hermano de Francisco Morales Cubero, hermanito de La Lanza (este último dato es un poco rebuscao, pero es que si no al negro nunca se le nombra en estas cosillas).

Un año más celebramos la junta de verano en la finca La Castañuela, propiedad familiar del hermano Javier Jiménez, grande entre los grandes, y como siempre, la atención fue exquisita. Además, el amigo Alvaro Jiménez Multiplanes Aznar dio aprovechó la ocasión para dar a conocer al resto de sus hermanos una auténtica pieza de museo, su caracola, que todo lo ve y todo lo oye, y encima no se le va el olor a mar.

Pasado el verano, todos han ido volviendo a sus quehaceres habituales, que en algunos casos es el trabajo, y en otros es no hacer nada. De lo mejorcito de esta cansada rutina que se despacha en el pueblo son los jueves de cazuela, o las cazuelas de los jueves. Lugar de encuentro de los hermanos que andamos por Puente Genil (el último en marcharse ha sido Emilio Cejas, a Irlanda) y que ya se sabe en qué consiste. Con la del último jueves ya van tres, y todo seguidor de esta página está invitado a sentarse con nosotros en la mesa de los jueves, aunque últimamente se está pidiendo como requisito indispensable aparecer con un buen petrolero (en caso de duda, pregunten a Javier Estudillos y su atracción de feria incorporada). 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post